INFORME No. 48/09

CASO 11.869

DECISIÓN DE ARCHIVO

ÁNGEL LUIS VALIENTE LANGER

CUBA

27 de marzo de 2009

 

 

PRESUNTA VÍCTIMA:                   Ángel Luis Valiente Langer

 

PETICIONARIA:                          Cecilia Claudia Somoza

 

VIOLACIONES ALEGADAS:         Artículos 7, 12 y 8 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos

 

FECHA DE INICIO DEL TRÁMITE:   22 de enero de 1998

 

 

I.          POSICIÓN DEL PETICIONARIO

 

1.         El 7 de octubre de 1997, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, recibió la denuncia presentada por  Cecilia Somoza, miembro de Amnistía Internacional, por la presunta violación de los derechos a la libertad personal, libertad de expresión y garantías judiciales de Ángel Luis Valiente Langer, por parte del Estado de Cuba.

 

2.         En la denuncia, la peticionaria explicó que Ángel Luis Valiente Langer, fue sentenciado a 12 años de prisión por el presunto delito de rebelión, y se encontraba recluido en la Prisión de Boniato, por el hecho de repartir material impreso que afirmaba que las elecciones de febrero de 1993 habían sido fraudulentas.

 

II.         POSICIÓN DEL ESTADO

 

3.         El  Estado de Cuba no respondió a la solicitud de información formulada por la Comisión.

 

III.        TRÁMITE ANTE LA CIDH

 

4.         La petición fue recibida en la Comisión el 7 de octubre de 1997. Mediante nota de 22 de enero de 1998, la CIDH comunicó a la peticionaria, que se inició el trámite de su denuncia y que hiciera conocer cualquier información adicional respecto a la petición presentada. En la misma fecha, se hizo conocer la denuncia al Estado de Cuba, a objeto de que informara sobre los hechos denunciados y el agotamiento de los recursos internos, en el plazo de 90 días.

 

5.         El 7 de octubre y el 12 de noviembre de 1997, la peticionaria envió información y documentación complementaria acerca de la violación de derechos alegada y el 4 de diciembre del mismo año, la peticionaria consultó sobre el estado de tramitación de su petición a través de una comunicación electrónica dirigida al Secretario Ejecutivo de la CIDH.

 

6.         El 15 de febrero de 1998, la peticionaria hizo conocer a la CIDH que el Estado de Cuba liberó a Ángel Luis Valiente Langer, con lo que cesaron los motivos que dieron lugar a la denuncia presentada.
 

IV.        FUNDAMENTO PARA LA DECISIÓN DE ARCHIVO

 

7.         Tanto el artículo 48.b de la Convención Americana sobre Derechos Humanos como el artículo 30.6 del Reglamento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, establecen que, dentro del proceso de trámite de una petición, recibidas las informaciones o transcurrido el plazo fijado sin que sean recibidas, la CIDH verificará si existen o subsisten los motivos de la petición y en caso de no existir o subsistir ordenará el archivo del expediente.

 

8.         De acuerdo a la información presentada por la peticionaria, el Estado de Cuba liberó a Ángel Luis Valiente Langer, con lo que, según la peticionaria, se subsanaron los hechos que dieron lugar a la denuncia presentada. De conformidad al artículo 48.b de la Convención así como el artículo 30.6 del Reglamento de la CIDH, la Comisión, decide archivar la presente petición.

 

Dado y firmado en la ciudad de Washington, D.C., a los 27 días del mes de marzo de 2009.  (Firmado): Luz Patricia Mejía Guerrero, Presidenta; Víctor E. Abramovich, Primer Vicepresidente; Felipe González, Segundo Vicepresidente; Sir Clare K. Roberts, Paulo Sérgio Pinheiro, Florentín Meléndez y Paolo Carozza, Miembros de la Comisión.

 

 

VOTO RAZONADO AL INFORME No. 48/09

 

De acuerdo con la posición que he venido sosteniendo referente a la República de Cuba, he manifestado que las acciones de la CIDH carecen de competencia material y territorial, en virtud de la expulsión de que fuera objeto la República de Cuba de la Organización de los Estados Americanos. En virtud de lo cual, no comparto la  decisión de la mayoría de mis colegas respecto no sólo a los casos que son admitidos y tramitados, sino respecto de los informes y otras actividades derivadas de la aplicación de la Convención. No obstante ello, coincido en la necesidad de archivo del mismo pero por las razones anteriormente expresadas. Luz Patricia Mejía Guerrero, Presidenta.